Modelo de Empresa Saludable

MODELO DE EMPRESA SALUDABLE

Tener un buen ambiente de trabajo, físico, psicosocial, recursos de salud, estar motivado, concentrado y satisfecho con la labor que desempeñas, con la gestión que se hace del liderazgo, y con los recursos y condiciones que te ofrece la empresa, son algunas de las metas que cualquiera desearía en su trabajo. También son el modelo de empresa saludable sobre el que se lleva trabajando varios años y en el que se sigue investigando y actuando cada vez con planes más integrales. Desde la concepción clásica de prevención de riesgos laborales se ha ido evolucionado hacia este modelo más integral y ambicioso denominado empresa saludable, teniendo en cuenta estos ejes básicos: promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los empleados. Los datos que arrojan estas iniciativas, de buscar el bienestar de los trabajador@s, son apabullantes: el bienestar está ligado a la productividad. La mejora de la productividad aparece como consecuencia de la implantación de estas iniciativas, teniendo en cuenta las características de las empresas.

 

V PREMIOS DE EMPRESA SALUDABLE, OBSERVATORIO DE RECURSOS HUMANOS

Desde hace cinco años, el Observatorio de Recursos Humanos lleva premiando a las empresas que caminan en esta dirección. En la edición de este año se han desarrollado varias ponencias sobre temas relacionados con el citado modelo de empresa saludable desde varias puntos de vista. La primera ha versado sobre Healthy Mind, es decir sobre la preparación psicológica para conducirnos interiormente en nuestro entorno laboral y vital y también la intrapersonal, lo que tiene que ver con el trato  y gestión de conflictos con los demás. La encargada de esta ponencia ha sido Úrsula Calvo, presidenta de la Asociación Española de instrucciones de Meditación y Mindfulness.

ACEPTACIÓN COMO MOTOR DEL CAMBIO

El punto central de esta ponencia ha sido el concepto de aceptación. Entendido como la asunción de lo que es, de la realidad, de lo que está pasando exactamente. Desde este punto de vista, el primer paso para afrontar cualquier problema o conflicto es la aceptación. Este posicionamiento psicológico nos proporcionará la calma, la energía y el posicionamiento óptimo para empezar a actuar con claridad de ideas e intentar cambiar las cosas. Con la aceptación nos sentiremos primero diferentes, más serenos, y lo segundo y más importante, veremos el problema de forma también diferente. Aparecerán opciones y alternativas.

Al trabajar con la aceptación, no se trata de resignarse, ni conformarse, ni rendirse, ni tampoco de caer en la pasividad  ante una realidad problemática o que no nos gusta. Bien al contrario se trata de que asumamos con humildad que dicha realidad existe. La reacción más habitual ante estas situaciones es el rechazo agresivo y la frustración evidente que nos genera. Podemos pensar por ejemplo en un atasco de tráfico. Tenemos dos opciones cuando estamos atrapados en uno o cabrearnos y frustrarnos o aceptar que vamos a llegar tarde y evitarnos toda esa inútil frustración. Desde el posicionamiento psicológico de la aceptación obtendremos la claridad mental suficiente y la energía que necesitamos para barajar y actuar en las diferentes opciones que nos ofrece un problema.

SOMOS MÁS GRANDES QUE NUESTRA IRA

Esta serenidad, que no está reñida con la seguridad y la determinación al actuar, nos ayudará a aclarar nuestra mente y a tomar después las mejores decisiones. Comienza un camino de cambio y seguramente de mejora de lo que nos rodea y queremos modificar. No siempre será una fórmula infalible, hay que tener paciencia y resistencia, pero seguro más exitosa que la reacción visceral e iracunda. Esta es una ruta que, según explicó Úrsula Calvo, lleva hacia el equilibrio emocional y a tener una consciencia más plena del “yo y del ahora”.

El objetivo final es obtener nuevas habilidades que nos lleven a tener menor sufrimiento y mayor capacidad de dirigir nuestras vidas con libertad y seguridad. Como ella misma indicó “somos más grandes que nuestra ira” y siempre tenemos alternativas y opciones que nos hagan cambiar y mejorar en el pleno ejercicio de nuestra libertad.

GESTIÓN DEL LIDERAZGO

Otra de las ponencias destacadas en esta jornada de empresa saludable ha tenido que ver con la gestión del liderazgo y sobre el impacto de invertir en bienestar en las organizaciones. La encargada de impartir esta ponencia ha sido Cristina Jardón, experta en inteligencia emocional y profesora certificada en el programa SIY (Programa internacional de Inteligencia Emocional creado en Google). Según los datos internacionales ofrecidos por las empresas, la mayoría de empleados no se marchan de la compañía por la empresa sino por sus jefes, es decir por la mala gestión del liderazgo de éstos. Están quemados, hartos de soportar una mala organización del trabajo. Los líderes y jefes de equipo deben reflexionar sobre la gestión que llevan a cabo de sus grupos de trabajo. Para adquirir estas habilidades primero deben ser capaces de dirigirse a sí mismos.

 

ENTORNOS VUCA

Y esta gestión del liderazgo se debe llevar a cabo en el entorno en el que ahora mismo nos encontramos. Un entorno VUCA: volátil, incierto, complejo y ambiguo. Uno de los aspectos que ha destacado Jardón es la desconexión o falta de concentración que existe hoy tanto en empleados como managers, en el centro de trabajo, debido, entre otros factores, al exceso de información y al estrés. Según datos recientes tanto empleados como líderes tienen una desconcentración en el trabajo del 47 por ciento. Son aspectos que se pueden trabajar y entrenar para mejorar y que las empresas deben abordar con planes integrales. Muchos de los recursos de las empresas se pierden por obviar estos factores. Tanto líderes como empleados deben comprender cómo se están transformando los modelos de negocio y el impacto de la revolución digital para reforzar su rol y la gestión de su labor.

Son temas amplios y de mucha complejidad, pero es una realidad que el impacto de invertir en bienestar en la organización redunda positivamente en la productividad, al margen de en la felicidad del empleado: en su motivación, energía y empatía con la empresa.

En este sentido la empresa debe establecer un diálogo con sus empleados para detectar estas necesidades cuya satisfacción, en la medida de lo posible, redunden en un beneficio mutuo.

 

LOS RETOS PARA EL FUTURO

Son muchos los retos que estas reflexiones plantean tanto para las empresas como para los empleados. El camino obviamente no está cerrado pero sí se ha emprendido una marcha que debe seguir sedimentándose en el presente y en el futuro próximo. Se trata, en último término, de hacer compatibles conceptos como la mejora de la salud, bienestar y seguridad de los empleados, su motivación, una mejora continua de todos los actores de la organización, mejorar la ventaja competitiva de la empresa, facilitar el cumplimiento de las exigencias de los clientes y disminuir los costes. La combinación de todos estos ingredientes puede parecer incompatibles y utópico, desde un punto de vista tradicional, pero ¿realmente lo son? ¿podemos satisfacer objetivos aparentemente incompatibles con este tipo de medidas? ¿podemos ganar todos y estar más satisfechos en el entorno laboral?

 Una de las compañías premiadas cuando recibió el premio de empresa saludable en su discurso mencionó una frase del autor de una de las grandes novelas del siglo XX, El Principito, Saint-Exupéry:

«Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho».

Es sin duda una hermosa reflexión que resume bien los objetivos que se persiguen en este entorno y la inspiración necesaria para intentar alcanzarlos. El aviador y escritor francés nos dejó, al margen de grandes obras, memorables pensamientos para el recuerdo.

 

Por seguir con este autor y como reflexión final para el tema del artículo, al que volveremos en otras ocasiones, me gustaría compartir otro de sus magistrales pensamientos muy atinado a mi juicio en esta ocasión:

«Mirad, en la vida no hay soluciones, sino fuerzas en marcha. Es preciso crearlas, y las soluciones vienen».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *